Expatriado en Japón

Kani Shi es una pequeña ciudad en la preceptura de Gifu, a menos de una hora en tren de Nagoya. El Japón profundo con aires de modernidad. Pero menos.

19 febrero 2006

La Yakuza de hoy

Hace unos cuatro meses, tras una ceremonia que incluía la presencia de policías vestidos de paisano vigilando el exterior del edificio en el que se llevaba a cabo, en Kobe, la Yakuza, la célebre mafia japonesa cambiaba de capo. Al acto acudieron cientos de jefes de bandas contrarias, todos vestidos con quimonos masculinos. Yoshinori Watanabe, experto en literatura china y coleccionista de arte, dejaba el puesto a Kenichi Shinoda, de perfil más violento. De hecho, hace más de treinta años asesinó con una espada al jefe de una banda rival, por lo que pasó algunos años en la cárcel. Entre el depuesto Watanabe y la policía existía un pacto tácito de no causar problemas en Tokio durante las visitas de líderes extranjeros, la celebración de grandes eventos deportivos o en actos oficiales de miembros de la familia imperial. Pero la policía teme que ahora Shinoda no respete ese acuerdo. Según parece, el Kokusui-kai, se ha asociado a Yamaguchi-gumi (el principal grupo de la Yakuza, surgido en Kobe en 1915 y que agrupa en la actualidad, al 45% de los 87.000 pistoleros detectados por la policía en Japón y que ingresa al año miles de millones de dólares procedentes de la extorsión, el tráfico de drogas, el de armas, el juego, la prostitución, la especulación urbanística y los sobornos en el área de la construcción, día su presencia no se limita a todo el territorio japonés, sino que también abarca parte de Asia y los EE UU). La alianza entre alianza podría demostrar la intención de Shinoda de aumentar su presencia en Japón. Un Dictamen del Tribunal Supremo japonés emitido en noviembre de 2004 por el cual se hacía responsable legal al jefe de la Yakuza de los crímenes cometidos por sus acólitos permitía a cualquier persona exigirle una indemnización si creía haber sido víctima de alguna de sus operaciones de Yamaguchi-gumi. Desde entonces, el grupo estuvo dirigido por un consejo de 15 shatei o hermanos menores hasta que, Shinoda se convertía en el sexto padrino del centenario Yamaguchi-gumi. Pero probablemente Shinoda irá a la cárcel seis años porque su guardaespaldas llevaba armas sin licencia. La policía teme que su ingreso en prisión desencadene batallas callejeras entre clanes rivales para hacerse con el poder. La policía japonesa, muy criticada por consentir las actividades ilegales de estas organizaciones en el pasado, aplica desde hace 10 años medidas severas a los grupos mafiosos.

7 Comments:

Publicar un comentario

<< Home